banner banner

Una cura a la crisis política: La reforma electoral debe reducir el costo de campaña

Por

Por Amaru Ruiz

24/03/2018 El presente artículo itera alternativas que eviten episodios  como el reciente bochornoso quiebre de mando del máximo cargo del país a menos de 20 meses de iniciado el gobierno. Esta crisis política incluso tuvo voces de romper la sucesión constitucional, con el pedido de nuevas elecciones. Nuevos comicios sin una reforma electoral profunda, de seguro nos conduciría al punto de origen de este círculo vicioso, es decir una nueva crisis.


En las elecciones de nuestro país ocupan los primeros lugares los partidos o candidatos que más dinero invirtieron en sus campañas, sea esta una elección presidencial, congresal, regional  o municipal; no gana la opción que tenga más organización o más activismo político en las calles, o mejor programa de gobierno. El acceso a la televisión ha superado con creces a los mítines de las plazas, obviamente que al set de una televisora no se llega si no se tiene dinero.

Conocida esta fórmula, varias empresas o laboratorios mediáticos han convertido cascarones en partidos políticos que los lanzan al ruedo a competir ‘democráticamente’.

Luego como toda empresa, después de realizada su inversión van por su rentabilidad. Estas las reciben en forma de exoneraciones tributarias o mediante favores en las licitaciones o concesiones de obras públicas mañosamente entregadas, dando por resultado negativo para la población: un país con déficit presupuestario y con obras de mala calidad respectivamente.

Este problema no solo acarrea pérdidas económicas por la corrupción, sino que origina una confrontación social producto de la des correlación entre las autoridades elegidas sin base social y la fuerza de las calles sin representación. Estos hechos corroen rápidamente la legitimidad de la autoridad gobernante, quien  al poco tiempo pasa  a sostenerse con astucias como el sobre pago salarial por encima de la media profesional a la policía, agentes que deberían estar poniendo orden en las calles, mas no atareados en controlar la lluvia de protestas sociales.

Seguramente muchos iteraran reforzar la fiscalización de los fondos o aportes a los partidos, precisamente nuestro sistema electoral tuvo este supuesto control, pero hoy vemos que fue ineficaz.

Entonces queda claro que quitando el cochino dinero de las campañas políticas se podrá elegir al mejor líder; más no al que más dinero gaste.

Propuestas de cómo reducir el gasto de la campaña electoral

  1. Reducir a 5 candidaturas, con la finalidad que tengan exposición mediática homogénea gratuita mediante la organización de debates obligatorios todos contra todos. Con el numero de candidaturas que se tiene en la actualidad no es manejable  un debate, es por ello que previamente deben haber unas elecciones primarias que escoja a a esos cinco candidatos. En este escenario el candidato con dinero y el sin dinero se igualaran en tiempos de exposición en los medios de comunicación. En este modelo la segunda vuelta estaría sobrando.
  2.  Aplicación del voto electrónico. La logística de tener personeros en cada mesa es millonaria e insostenible. Cálculo de ejemplo. En 100 mil mesas, que por personero se gaste un sándwich de 5 soles, acumula un costo de medio millón de soles, monto inalcanzable para un partido sin financistas empresariales.
  3.  Voto libre sin multas. Las decisiones del estado deben hacer las personas interesadas y conscientes del acontecer político. Hoy en día el voto obligatorio lleva a las urnas a personas que ni saben porque y para quién votan, aprovechándose de ello inescrupulosos que le compran el voto a cambio de un ‘pan’. Cuánto dinero cuesta llevar ‘panes’ a cada elector?.-un dineral.

Elecciones bajos estas reglas entregara una autoridad con legitimidad y devolverá la paz y estabilidad que requiere el país  para su desarrollo.

Share This:

Article Categories:
Opinión

Comentarios

-

Menu Title