banner

Sentencian a 18 años a prófugo Donald Enrique Vílchez Vélez, jefe de la base militar de Julcamarca

Por

23/12/2016 El pasado lunes 19 de diciembre, el Colegiado B de la Sala Penal Nacional,condenó a 18 años a Donald Enrique Vílchez Vélez, jefe de la base militar de Julcamarca(provincia de Angaraes, región Huancavelica), por la desaparición y tortura de seis personas en la primera semana de junio de 1990. 

julcamarca_crnel

Foto: La República. Coronel(r) Donald Velez con casaca marrón en las diligencias de reconstrucción en Julcamarca.

La sala, presidida por Miluska Cano e integrada por los jueces Omar Antonio Pimentel Calle y Otto Santiago Verapinto Márquez, también condenó a Vílchez, que por esos años se hacía llamar “Capitán Dante García Gárate”, al pago de 100 mil soles por concepto de reparación civil.

Al mismo tiempo, Wilfredo Campos Vara, quien apoyaba en dicha base militar a Vílchez, fue absuelto “porque no se pudo comprobar su responsabilidad” en estos hechos. 

CONDENA EN AUSENCIA

Ambos acusados, pese a su distinta suerte, no acudieron a la lectura de sentencia.Una de las viudas de los desaparecidos, Teresa Rimachi Laura, pidió la pronta captura de Vílchez. Por su parte, Maura Quispe Rico, una de las detenidas y torturadas en dicha base militar que sobrevivió a estos hechos, dijo luego del fallo judicial:

“No estamos de acuerdo con la sentencia: uno se va libre y el otro ni siquiera ha venido a escuchar la sentencia para que lo detengan (…) Ahora estamos viniendo desde Julcamarca, con nuestros propios recursos y así hemos caminado todos estos años, gastando. Cuánto hemos perdido. No estamos tranquilas, tenemos miedo de las represalias cuando esos militares están libres”.

Pese a esto, la jueza Cano expresó que “valoramos la contundencia del testimonio de las víctimas, quienes además siguieron buscando al militar, más allá de Julcamarca, para seguir preguntándole por sus desaparecidos”.

Cano también ha solicitado a la Fiscalía, el Poder Judicial, y los ministerios de Justicia y Defensa que coordinen la búsqueda de los desaparecidos “hasta dar con su paradero, identificarlos y devolverlos a sus familiares”.

Sin embargo, en el terreno donde se ubicaba esta base militar se construyó recientemente el Colegio Secundario Jesús Nazareno, sin haberse realizado las búsqueda de los cuerpos de los detenidos por esos años, que continúan desaparecidas.

Al respecto, Gisela Ortiz, del Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF), denunció que esto es ahora un obstáculo para continuar con este proceso necesario de esclarecimiento para los familiares, pero también para toda la comunidad de Julcamarca y para la sociedad peruana”.

UNA HISTORIA DE DESAPARICIONES, TORTURAS Y VIOLACIONES

Entre el 1 y 6 de junio de 1990, militares de la base de Julcamarca detuvieron durante un operativo a Julio Flores Conga, Emiliano Salazar Leiva, Severino Conga Quispe, Luciano Quispe Rico y Ernesto Quispe López, durante un operativo. Con engaños, las esposas de estos hombres fueron a Castropampa y Huanta para buscarlos, pero nunca los encontraron.

Otro caso de desaparición en dicha base militar por esos días es la de Martina López Rimachi, quien viajó de Huamanga a Julcamarca, de donde era natural, para recoger sus cosechas.

En un primer momento, Martina acudió a este destacamento para pedir un salvoconducto con el objetivo de retornar a Huamanga, pero no fue atendida. Por la noche, la mujer volvió y fue detenida por los militares, siendo violada junto a otras mujeres. Sus familiares fueron obligados a entregar sus animales a cambio de su libertad, sin embargo esta nunca llegó.

Fuente textos: https://redaccion.lamula.pe/2016/12/20/julcamarca-derechos-humanos-violencia-politica/victorliza/

Share This:

Article Categories:
Politica

Comentarios

-

Menu Title