banner

Recuperar el SUTEP con los maestros para los maestros

Por
goyo_educa
Por: Gregorio Santos Guerrero
12/08/2017 Se requiere mucho papel y tiempo para reflexionar sobre las heroicas huelgas magisteriales que han conquistado titulares en los medios de la dictadura mediática empresarial. El magisterio tiene experiencia de lucha y sabe que solo logra ser escuchado cada vez que radicaliza sus protestas, consigue alianzas con los padres de familia, sus alumnos y los sectores sociales golpeados por la privatización abierta y encubierta de la educación pública.
He vivido algunas huelgas, he visto las maniobras del gobierno para lograr su estrategia y también como la dirigencia nacional se ha ido deslegitimando y suplantando al verdadero maestro de aula, de base que hoy no se siente representado por un CEN burocrático, soberbio y utilitario que ha engendrado estilos y métodos de organización oportunistas de convivencia con el modelo económico y con el sistema. Comportamientos que no tienen nada que ver con el sindicalismo clasista; con la razón de ser de un sindicato de los profesionales de la educación.
Si los objetivos y funciones de un Sindicato es organizar a los trabajadores de la Educación, elevar su conciencia clasista, defender los derechos de vida digna, formación y capacitación permanente de los profesionales de la educación peruana bajo responsabilidad del Estado, esta vieja y caduca dirigencia se alineó con el sistema. Así el maestro les perdió el respeto y hoy se rebelan contra el orden establecido y contra dirigentes sin bases y sin perspectiva.
La primera lectura que humildemente tengo; que los maestros con sus luchas desde hace décadas vienen poniendo en cuestión un tipo de sindicalismo, “sindicalismo domesticado” util al sistema dominante y al modelo económico neolberal vigente. Con estas rebeliones de los amautas de la patria, pone en evidencia que la CGTP no existe, que el sindicalismo peruano necesita refundarse, reencontrarse con su esencia. ¿ Señores de la CGTP dónde está la solidaridad de clase? Es una vergüenza que tanto la militancia de Patria Roja y la del PC Unidad repitan el mismo discurso de los ministros de la derecha lobista, fujimorista, la Confiep, y los sicarios de la dictadura mediática empresarial y en coro con los enemigos de clase les digan “radicales, extremistas, terroristas, violentistas” y cuanto epíteto encuentren con el objetivo de estigmatizarlos y dividir al movimiento magisterial enfrentando maestro contra maestro, acciones que no debemos permitir.
La huelga magisterial sea cual fuese su desenlace desenmascara una vez más al sindicalismo domesticado. Hoy queda un enorme reto, recuperar el SUTEP con los maestros para los maestros. Deseo que en estas horas difíciles los dirigentes de las bases regionales más representativos definan bien quiénes son sus amigos verdaderos y quiénes sus enemigos, unifiquen plataformas y conduzcan la lucha a una victoria que abra paso a una nueva etapa en la vida del gremio más importante del país. Las diferencias entre colegas es cuestión secundaria, existirán siempre y en el camino las resolveremos; hoy interesa y conviene unificar plataformas.
Si considero necesario hacer un llamado a los padres de familia y frentes de defensa de todas las regiones del país a movilizarnos en defensa de la Escuela Publica, por sueldos dignos para los maestros de una UIT como base salarial, un presupuesto justo y digno para el sector; que se cobre todas las deudas tributarias que las multinacionales tienen con el Estado y con esos recursos se cancele parte de la deuda social del magisterio. Ante la amenaza de despidos todos los padre de familia defendamos los puestos de nuestros maestros y así cuanta medida creativa contribuya con esta digna lucha. Perdón por lo extenso de esta nota. Como maestro mi solidaridad de clase con mis colegas, con mis maestros y maestras.
¡ Camino a la victoria¡

Share This:

Article Tags:
Article Categories:
Opinión

Comentarios

-

Menu Title