banner

Perú. Dictadura Laboral de Viejos en un País de Jóvenes

Por

(03/10/2017 PeruNoticias.Tv) El Perú a diferencia de países  de Europa o del Japón, es un país donde la población joven es la mayoritaria, se calcula que cerca de los dos tercios de la población económica activa se encuentra entre los 18 y 45 años.  Comportamiento que se repite en los países emergentes como el Perú,  para quienes recientemente hizo una recomendación  el ex primer ministro chino Wen JiaBao, en el sentido de adelantar la edad laboral a los 16 años.
viejos_jovenes2
También se conoce por estudios de la Universidad de Londres, que las capacidades cerebrales(razonamiento, la memoria y la comprensión) del hombre se deterioran a partir de los 45 años.

Con estas premisas que las estadísticas, estudios y análisis  en el mundo nos dicen que se debe dar apertura laboral al segmento juvenil; sin embargo en el Perú, al parecer se hace lo diametralmente opuesto.

La ‘Ley Pulpin’, es el icono de cómo se pretendió recortar derechos laborales a los jóvenes entre 18 y 24 años, ley surgida como parte del paquetazo económico que supuesta mente iba reactivar la economía(noviembre del 2014), proyecto que en su momento fue apoyado por los principales partidos políticos desde su representación parlamentaria por el APRA (Luciana León y Rodríguez Zavaleta), por el fujimorismo Martha Chávez decía “Si [los jóvenes] no tienen nada, ¿qué les estoy recortando?”, por Peruanos por el Cambio, decía su líder PPK que la ley debía extender aún más, hasta los 30 años, etc. Ley que finalmente el gobierno tuvo que derogarlo tras cinco masivas movilizaciones, muchas de ellas contra el gremio empresarial CONFIEP.

Si bien el caso Pulpin fue la ley icónica adversa a los jóvenes, revisando la legislación laboral  encontramos muchas otras leyes en favor de la tercera edad, que complementaria mente  restan las oportunidades  de población joven, por  lo menos en un análisis realizado a los puestos públicos que el estado oferta.

Por ejemplo el Consejo de la Magistratura CNM ha establecido como requisito, tener edad mayor a los 45 años para tentar un cargo como Miembros plenos del JNE, para las jefaturas de RENIEC y ONPE; edades bastante altas incluso respecto de la edad para el más alto cargo, el de presidente de la república que está fijado en 35 años. Otro punto en contra es que estos funcionarios pueden ejercer hasta incluso pasar los 70 años en algunos casos.

Otra ganga para la tercera edad es que según la ley 28803 todo adulto mayor de 60 años o más, tiene derecho a realizar labores o tareas acorde a su capacidad física o intelectual en la administración pública.

Peor situación encontramos en el caso de los vocales supremos que hayan entrado a laborar bajo la ley 26623 que pueden cesar en sus labores recién a los 75 años de edad, mientras que los que entraron con la ley 27367 hasta los 70 años. Para el caso de Vocales de cortes superiores también la edad de cese es alargada a 75 años, si es que entraron a laborar antes de la ley 29277.

Similar situación es el caso de los notarios que no tienen edad de cese por límite de edad, basado en una jurisprudencia del Tribunal Constitucional, que considera excepcional a lo dictado por la constitución, que señala en 70 años la edad límite en cargos del estado.

Otra barrera alta es requisito de edad mínima de 45 años exige la ley de la carrera judicial para el cargo de juez supremo.

Otra perla es el caso del servicio diplomático que según la ley 29318 el cese se debe dar a los 79 años.

Ostentar cargos a esas edades tiene otro beneficio penal en el caso cometan delitos, estos prescriben al cumplir los 75 años de edad, tal como lo indica el código penal. Así mismo, existe otra ganga para los menores de 75 y mayores de 65 años, según el artículo 81º del Código Penal establece que los plazos de prescripción se reducen a la mitad cuando el agente tiene más de 65 años al cometer el delito.

La legislación laboral que tenemos pone demasiadas barreras a los jóvenes, y en contra parte es blanda con los actos de corrupción u otros delitos si estos se cometen a avanzada edad.

Creemos que en todos los casos descritos de estos altos cargos la edad mínima debe rebajarse a los 35 años, edad mínima presidencial; quitando esa barrera que descalifica a muchos profesionales jóvenes, sin siquiera medirlos en un examen. Así mismo la edad de cese en estos altos cargos debe rebajarse a los 65 años o de lo contrario la punibilidad del delito debe aplicarse a todos los que lo cometan independientemente si estos tienen avanzada edad o no.

Share This:

Article Tags:
·
Article Categories:
Especiales

Comentarios

-

Menu Title