banner

Papa Francisco recuerda a jesuita asesinado en Bolivia. Obsequio de crucifico con la Hoz y el Martillo causa polémica

Por
En su camino al Palacio Presidencial para encontrarse con Evo Morales, Francisco detuvo el papamóvil en un punto de los 12 kilómetros que unen el aeropuerto de El Alto con La Paz.

El papa hizo una pequeña oración y bendijo desde el papamóvil el lugar donde fue encontrado el cuerpo del jesuita español Luis Espinal, asesinado en 1980 por la dictadura boliviana de Luis García Meza, en el marco de la Operación Cóndor perpetrada por gobiernos militares del Cono Sur. Su cuerpo apareció con 12 orificios de bala.

Peru_Noticias_Tv_096
“Recordar un hermano nuestra víctima de intereses que no querían que se luchara por la libertad de Bolivia. El padre espinal predicó el evangelio y ese evangelio molestó y por eso lo eliminaron. Hagamos un minuto de silencio en oración y después recemos todos juntos”, dijo el pontífice frente al lugar en el que montaron un pequeño altar, con una foto de Espinal, una cruz y unas flores.

“Que Jesús lo tenga junto a él. A todos ustedes hermanos, los bendiga y por favor quiero decirles que no se olviden de rezar por mí”, agregó.

Organizaciones de Derechos Humanos entregarán al pontífice una carta en la que piden la beatificación de Espinal, también Jesuita como el papa.

Poco después, durante una visita a la capital boliviana, Morales le regaló al papa un crucifijo tallado en madera con una hoz y un martillo, el símbolo comunista de la unidad entre los obreros y campesinos. El jesuita Espinal tenía un crucifijo similar.

Por segunda vez en menos de dos meses, Francisco reconoce la figura de un sacerdote asesinado por la extrema derecha. En mayo fue beatificado en El Salvador Monseñor Oscar Romero, asesinado por un francotirador de los escuadrones der la muerte cuando oficiaba misa. El papa impulsó el proceso y declaró que el arzobispo había muerto por “odio a la fe”. Romero fue asesinado un día después de que apareciera el cuerpo de Espinal acribillado a balazos.

Espinal, conocido como el padre ‘Lucho’, nació en Cataluña en 1932. Huérfano de padre y madre entró en el seminario con 17 años y llegó a Bolivia en 1968 pocos meses después de la muerte de Ernesto “Ché” Guevara también en Bolivia. Se destacó por su compromiso con los más pobres y su actitud crítica frente a los militares, los medios de comunicación o la alianza de la Iglesia católica con los sectores más conservadores en el poder.

Su amigo Xavier Albo, de 80 años y con quien el jesuita compartió casa, dijo en una entrevista con The Associated Press que Espinal no separaba lo político de lo eclesial. “Era coherente en lo que hacía como artículos de prensa, en los tallados que diseñaba, en todas las cosas en lo artístico que hacia también, era coherente en todo este conjunto y era el corazón de todo ello y sin duda su espiritualidad”.

Espinal fue un sacerdote peculiar. Estudió artes visuales y utilizó el cine, los documentales y el periodismo para criticar la realidad social. Comenzó a trabajar en Televisión Española durante la dictadura de Franco hasta que dejó el canal cuando le censuraron un documental sobre la pobreza. En Bolivia fue realizador, periodista, columnista y editor de varias publicaciones críticas con las distintas dictaduras militares como la de Hugo Banzer o García Meza y su ministro del Interior Luis Arce Gómez, estos últimos condenados en un juicio por su muerte.

Participó y organizó en multitud de protestas, pero la que más resonancia tuvo fue la huelga de hambre que hizo en 1978 junto a mujeres, mineros y campesinos para pedir la legalización de los sindicatos y la amnistía de presos políticos.

El día del entierro de Espinal decenas de miles de personas cargaron en volandas el féretro por las calles de La Paz mientras gritaban “Lucho ha muerto, aún quedamos muchos”.

La presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, Yolanda Herrera declaró recientemente que su organización presentará una carta al papa Francisco para pedir la beatificación.

También el Senado boliviano ha creado la condecoración especial “Luis Espinal” que entregará al papa durante su visita de dos días al país andino.

Share This:

Article Categories:
Politica

Comentarios

-

Menu Title