banner banner banner banner

Museo de Cera de Madrid. Encuentro entre Atahualpa y Pizarro, según España

Por

14/10/2015  Atahualpa, el último soberano del imperio Inca que reinó en Tahuantinsuyu hasta poco después de la llegada de los colonizadores españoles en 1492, descansa sentado en un trono dentro del Museo de Cera de Madrid, uno de los centros culturales más reconocidos de Europa, ubicado en el corazón de la capital española.

atahualpa

Foto: Representación de la primera entrevista entre Atahualpa y Francisco Pizarro que se puede ver en el Museo de Cera de Madrid. 

La efigie rememora el encuentro entre civilizaciones en el que europeos y americanos se enteraron, cada uno, de que el otro existe, luego de que Cristóbal Colón perdiera el rumbo en un viaje comercial hacia la India.

Sentado sobre un trono adornado por lo que parecen ser plumas y sedas de colores entre los que predomina el rojo, con una corona en la cabeza de la que emergen en dirección al cielo un par de plumas de amarillas, cubierto por un manto de piel que asemeja una rubia cabellera larga, ataviado con pulseras doradas en muñecas y tobillos y calzando en sus pies unas zapatillas tejidas en lo que parece ser oro, al antiguo emperador se le observa una mirada severa que se posa firme sobre Francisco Pizarro.

La escena representa la primera entrevista entre el conquistador extranjero y el soberano inca en Cajamarca, en el año de 1532, durante las expediciones guerreristas españolas que colonizaron lo que hasta entonces se conoció como Abya Yala y que luego pasaría a llamarse América.

Cada año se recuerda la llegada de los españoles a América como uno de los episodios más importantes en la historia de la humanidad, pues marcaría el aparecimiento de un nuevo continente en la cosmovisión eurocéntrica, y la destrucción de varias de las civilizaciones más avanzadas que habitaban los territorios amerindios precolombinos.

En la figura de cera, al inca se lo ve sujetar con su mano izquierda un cáliz dorado con la representación frontal de Inti, el dios sol al que los antiguos veneraban por los beneficios otorgados en la agricultura que alimentaba a los pueblos. En la mano derecha, en cambio, sostiene una calavera.

Frente a él está Pizarro reposado con su casco de guerra, una capa azul le cubre traje y armadura mientras sostiene una espada sobre el regazo, en la que reposan listas sus manos ante la presencia del hijo de Huayna Capac.

Fuente :http://www.andes.info.ec/es/noticias/atahualpa-cera-recuerdo-guardan-espanoles-sobre-conquista-america.html

 

Share This:

Article Categories:
Cultura

Comentarios

-

Menu Title