banner

La ciudad ajena… ¡La que se adueñaron los neoliberales corruptos!

Por
12/01/2017
Por Marco Arana(*)
Las protestas vecinales frente a una administración estatal y municipal limeña que impone pago de peajes, que terminan siendo cupos a una empresa corrupta para movilizarse dentro de la ciudad, es lo que ha llevado a que miles de vecinos de los distritos de Puente de Piedra, Carabayllo y Ancón digan: ¡Basta, carajo!
fa_peaje
Pero pocos hablan de estos problemas causados por la gestión neoliberal de la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML). Privatizar todo lo que se pueda y cobrar por todo en la ciudad solo es parte de la mercantilización de la vida que ha impuesto el modelo económico neoliberal consagrado por la Constitución fujimorista. Y sus medios pretenden que este orden sea natural y los han normalizado: “así es, así debe ser”.
Por eso, indigna que hasta regidores y “expertos” urbanistas opinen que “como el Estado no tuvo dinero, la MLM debió concesionar a una empresa privada la construcción de corredores viales que cuestan y tienen que pagarse. Que los contratos privados tienen fuerza de ley y son intangibles”.
Ni una sola palabra sobre el Estado que “no tiene plata” porque regala nuestros recursos naturales, exonera de impuestos a los grandes, permite elusión tributaria, los tratados de libre comercio que destruyen nuestra débil industria nacional con sus productos a precios dumping que Indecopi deja pasar, y encima, habiendo hecho que la debilidad estatal permita que miles de millones de dólares estén siendo robados por la corrupción.
Queda en un segundo plano el hecho que varios de esos contratos y concesiones (¡por 30 años!) se hayan hecho con megaempresas corruptas no solo brasileñas, ya que éstas a su vez se consorciaron con poderosas empresas nacionales. Sobre estas últimas, ¿alguna palabra de los opinólogos?
Hay harto trabajo por hacer en la lucha contra la corrupción. Señor Fiscal de la Nación Pablo Sánchez, señor Presidente de la Corte Suprema, Duberlí Rodríguez; a ver si se atreven los integrantes de la comisión Lava Jato instalada en el Poder Legislativo. Uno de ellos, el congresista Castro ha dicho que todo deberá ser investigado y, como su estilo es acre, no es “modosito” sino cholo malcriado e igualado, encima hay disputas políticas dentro del propio Frente Amplio, entonces le llueven palos de casi todos los lados. Y la derecha hipócrita, más interesada en ahondar los problemas internos del FA que en la unidad de ésta u otra agrupación política para combatir la corrupción. Así también están de fregadas las fuerzas políticas progresistas que si en algo debieran estar unidas es en la lucha contra los pillos y corruptos.
Para los defensores a ultranza del dogma neoliberal que “por sobre todo, están las inversiones privadas”, pues al tacho de basura que el Estado y la Municipalidad prioricen a la persona humana, al vecino, a los ciudadanos y ciudadanas. Por eso repiten al unísono: “primero los contratos y la seguridad jurídica”.
¿Y la lucha contra la corrupción? ¿Se pudo prevenir?
Lima, nuestra mayor ciudad convertida en el zoohumano, con perdón de las nobles criaturas animales que si algo no aprenderán de nosotros es el crimen de la corrupción. Allí los vecinos hicieron cartas y cartas desde el año 2016, intentaron diálogos y mesas de concertación. La administración del alcalde Castañeda, la PCM, la Oficina de Diálogo y Sostenibilidad y hasta el propio Congreso no supo oír ni recibir a los vecinos que solo pedían justicia.
¿En qué momento se jodió así Lima?
¿Cuándo los españoles utilizaron las divisiones indígenas e impidieron el rechazo del invasor?
¿Cuándo en los 90 Sendero Luminoso dijo que había llegado a asediar la capital y había establecido su demencial equilibrio estratégico del que solo Lima despertó no cuando asesinaban unos y otros en Ayacucho, a María Elena Moyano en Villa El Salvador sino recién cuando asesinaron cobardemente en Tarata?
¿O de manera más reciente cuando fiscales y jueces absolvieron a Castañeda del caso Comunicore?
¿O será de manera jodidamente infinita cuando la inacción y la pusilanimidad de todos lleven a que los implicados en Lava Jato sobre las obras de Lima, sean del color que sean, queden librados de polvo y paja?
Por eso, mi solidaridad con los vecinos de Puente de Piedra, Carabayllo y Ancón: fin a las concesiones y contratos corruptos, ciudad con libre tránsito en la cual no te cobren para llegar a tu casa.
DATOS
Castañeda inició las negociaciones con Odebrecht para construir 36 intercambios viales en Lima. La inversión pactada fue de 590 millones de dólares.
En la gestión de Villarán se aprobó el financiamiento y los peajes deberían cobrarse cuando los intercambios estuvieran concluidos.
Según la Defensoría del Pueblo el monto que recaudará la garita norte en el lapso de 30 años será de 15 mil millones de soles, aproximadamente 4,400 millones de dólares que recaudarán en una sola garita de peaje, es decir 7 veces más que lo invertido por Odebrecht.
Así se vendió una parte de la ciudad de Lima y hoy, el actual gobierno y el mafioso alcalde Castañeda, prefieren actuar en pared utilizando a la policía para detener a vecinos que deben pagar por cada vez que tienen que pasar a su barrio.
¡Esta es la propagandizada gestión neoliberal de la ciudad donde los corruptos andan sueltos y los vecinos son apaleados, perdigoneados y arrestados!
(*)Congresista Marco Arana Zegarra/Directivo Portavoz de la Bancada Frente Amplio
Fuente: https://www.facebook.com/notes/marco-arana/la-ciudad-ajena-la-que-se-adue%C3%B1aron-los-neoliberales-corruptos/1849249255320762

Share This:

Article Tags:
Article Categories:
Opinión

Comentarios

-

Menu Title