banner

Historia del emporio comercial textil de Gamarra

Por
gamarra2

09/08/2017 La industria textil en el distrito de La Victoria, tiene sus inicios desde hace más de 120 años, en los territorios al sur del cercado de Lima, cruzando los antiguos muros que circundaban Lima donde hoy es la Av. Grau, zona conocida en la época como Villa Victoria. Se vincula al nombre de pila de la esposa del Presidente José Rufino Echenique, doña Victoria Tristán.

gamarra2

En 1889 el italiano Bartolomé Boggio y el norteamericano Enrique Price fundan la Fábrica de Tejidos Santa Catalina, trajo al país la maquinaria más moderna y dio ocupación a 300 operarios, entre ellos 160 mujeres.
En 1894 se constituyó la fábrica San Jacinto, de Gio Batta Isola y Giacomo Gerbolini, trajo expertos desde Italia que formaron la primera escuela de químicos en el arte del tinte.
En 1898 se crea Tejidos La Victoria, propiedad de la familia Pardo.

Nace el Distrtito de La Victoria:
Durante el gobierno de Leguía, La Victoria se convirtió en Distrito el 02 de febrero de 1920, con grandes proyecciones urbanísticas.
Durante los años 30, el gobierno frente a la coyuntura de convulsión social y política desatada por el aprismo y el comunismo fue la de una política que combinaba la represión militar y un activo paternalismo asistencial como mecanismos para “desmovilizar y contentar” a los grupos populares; esa fue la política que intentó impulsar Sánchez Cerro (su asesinato, en 1933, frenó este proyecto) y la dictadura del general Benavides, entre 1933 y 1939.Historia de GamarraEn ésta década, se construyeron más de 4 mil unidades de vivienda para los obreros, como parte del plan por neutralizar la violencia social. Éste ambicioso programa promovido por el estado en favor de los obreros, especialmente en materia de vivienda, quedó cancelado en 1939 con la llegada al poder de Manuel Prado, quien dejó a la iniciativa privada la construcción de viviendas y barrios para los sectores más pobres de Lima. Pero ya el destino de La Victoria como barrio “popular” estaba trazado.
Son claros ejemplos el barrio obrero (García Naranjo), Matute y El Porvenir.

En el plano textil y comercial continuaba el afincamiento de nuevas empresas:
En 1941, Alfredo Ferrand funda en La Victoria la empresa La Parcela, donde se empezaron a fabricar productos de algodón y sintéticos.

La Parada:
En 1945, se constuyó el Mercado Mayorista y Minorista de Lima en los terrenos cedidos por la familia Cánepa, haciendo que se concentre en La Victoria un movimiento comercial sin precedentes.
Todo mercado implica movimiento y el movimiento necesita de empresas vinculadas al transporte tanto de pasajeros como de mercadería y panllevar. Los paraderos y corralones estaban en 28 de Julio, Aviación y Gamarra.
Comerciantes y visitantes provincianos caían por la zona, por lo que popularmente se le denominó “La Parada”. El poblamiento del Cerro San Cosme es consecuencia de éste movimiento comercial que implicaba migración, iniciado en 1946, símbolo de la barriada limeña.
El agricultor y comerciante provinciano dejaba su mercadería y luego con dinero se convertía en un cliente en búsqueda de artículos complementarios, como artefactos, muebles, artículos ferreteros, ropa, etc. Es así como la Parada se llega a diversificar y a “zonificar”.

La “Zona Textil”:
Ya en 1950 existían establecimientos formales dedicados a la venta de telas en los alrededores del Jirón Gamarra pertenecientes a familias de origen árabe, como Emilio Farah Sedan. Se instalan también Los Mufarech, así también otros empresarios textiles como Eduardo Salem y Raúl Abusabal. En el Jirón Antonio Bazo cuadra 7, Moisés Zilberman, de origen judío, fundó la empresa ZILTEX, fábrica de tapasoles, cortinas y confecciones con fibras sintéticas.
Esto facilitó la oferta y transacción de productos textiles en la zona ya que se convirtieron en proveedores de almacenes, comerciantes interprovinciales, así como de ambulantes de productos textiles que se establecieron en la zona de La Parada y especialmente para la zona del cruce de Aviación con Unanue, como un brazo que llegaría a Gamarra en pocos años, para establecerse definitivamente.
Gamarra hasta el momento, era una zona no comercial pero de tránsito entre las fábricas textiles proveedoras y el mercado de La Parada; curiosamente era ya el centro de masa de un insospechado movimiento textilque recién arrancaría de manera notoria una década después.
En 1955, la Municipalidad entregó a los ambulantes la berma central de la Avenida Aviación. El desarrollo del comercio creció tanto que incluso motivó que la zona tuviera tiendas de departamentos como Monterrey, Tía y en años posteriores Lau Chun.

El Jirón Gamarra:
A finales de los 50’s, el Jirón Gamarra paralela al oeste de la Av. Aviación, era de zonificación residencial, proyectada a casas y pequeños edificios multifamiliares, como las que hasta hoy podemos encontrar en calles aledañas y donde era posible solo instalar un negocio con puerta a la calle.
Es en ésta época donde aparecen ya algunos de los conocidos personajes que son considerados en la Historia de Gamarra.
Somos concientes que ésto fue un proceso donde participaron muchos personajes, incluso precursores anónimos, que propusieron, impulsaron e impusieron el comercio textil en la zona, pero lamentablemente no trascendieron en el tiempo.
Iniciamos ésta recopilación de Historias con una breve declaración de un fundador:
“Hace más de 50 años, provincianos como yo llegamos a Lima en busca de un futuro promisorio y salimos adelante con la guía de Dios, con nuestro propio sacrificio, pero sin el apoyo de ninguna autoridad.”, subrayó Vicente Díaz, quien en efecto, en 1956 puso su primer negocio de confecciones en la cuadra siete del Jr. Gamarra, bautizado como “Gamarra 716”.
Historias similares a ésta la tuvieron muchos precursores a inicios y a lo largo de toda la década de los 60’s donde existían ya muchos negocios textiles de producción y comercio, pertenecientes a los árabes, judíos ya mencionados, así como italianos, chinos, etc.; es decir TODAS LAS SANGRES, pero era necesaria una consolidación, pues también habían muchos otros negocios o giros que pudieron imponerse también en Gamarra, como terminales terrestres, continuación del mercado de abastos, incluso bares y locales de dudosa reputación, etc.

Gamarra inicia el conglomerado de pequeños núcleos de producción:
En los años 60s la proliferación de talleres de confección y negocios textiles se hace ya notoria en Gamarra, estando limitados por la zonificación que no permitía el crecimiento y dejaba en la ilegalidad a los núcleos productivos instalados y negocios sin puerta a la calle.
Los 2 principales motivos del rápido crecimiento y rentabilidad fueron:
– Los servicios tercerizados, fabricantes basados en el núcleo familiar y la informalidad, abarataban costos de producción.
– El mercado provinciano y clase trabajadora era un mercado desatendido para la moda, lo que generaba una gran oportunidad y Gamarra la tomó. Éste segmento no era muy exigente en cuanto a calidad ni diseño, se trataba de “precio y funcionalidad” lo que dió esa flexibilidad para el “aprendizaje en campo” del nuevo confeccionísta provinciano y su proliferación en la zona.

Era de Las Galerías:
Es en 1972, donde Gamarra ingresa a la era de las galerías, producto de una resolución de alcaldía, que permitió el cambio de zonificación, solucionando un problema de años que limitaba el crecimiento.
Para éste año existían ya numerosos empresarios textiles consolidados, del perfil migrante-provinciano, con la capacidad de inversión y gestión, quienes con mucha visión ingresaron al segmento inmobiliario.

La Galería Generales, es considerada la primera galería, ubicada en el 745 de Gamarra, pero tomaría más de 2 décadas el proceso donde el comercio de ropa tomara fuerza primero en las calles para luego saltar a los edificios:

El mayor crecimiento comercial se dió justamente en los años más difíciles, los 80s. tiempos de crisis y terrorismo, pero no exactamente en las galerías, sino en las calles donde el comercio ambulatorio concentraba el comercio, los terrenos alrededor eran utilizados como depósitos y corralones. Los precios de estos terrenos por la zona, que cercana a la caótica y delincuencial av. Aviación, además de la crisis, se encontraban aún a precios irrisorios.

Fue en 1999 que el alcalde Jorge Bonifaz Carmona inició una política de erradicación del comercio ambulatorio y formalización. Como consecuencia, la época dorada del negocio inmobiliario y su crecimiento.

Fuente: http://www.gamarra.com.pe/historia-de-gamarra/

Share This:

Article Categories:
Cultura

Comentarios

-

Menu Title