banner

Frío europeo castiga a miles de Sirios que escaparon de la guerra inducida

Por

14/01/2017 Cientos de refugiados, en su mayoría sirios, sobreviven en la frontera de Serbia, en terribles condiciones. Expuestos y desprotegidos, luchan contra el frío extremo y la nieve. Para ellos no hay sitio en los campos de refugiados de la zona. Hacen cola para conseguir un plato de legumbres que se sirve frío y un mendrugo de pan. En cuclillas, tiritando por los 18 grados bajo cero, comen un plato del que posiblemente no identifiquen ni el sabor. Son imágenes de la Europa de 2017, pero que recuerdan escenarios pasados. También es un enero duro en Hungría. 20.000 personas esperan en tiendas de campaña que se resuelva su solicitud de asilo, en un país que no se cansa de repetirles que no son bienvenidos. Un país que los mira de reojo a través de guardas, de cámaras de seguridad y de helicópteros. Más fríos incluso que este crudo invierno.

Los campos de refugiados están llenos y solo se suele permitir entrar a mujeres y niños, lo que deja a los hombres en busca de cobijo allí donde pueden, como almacenes abandonados en el centro de Belgrado o en campos al sur de la frontera. Quienes se encuentran en las tiendas de campaña pueden ser considerados los afortunados, ya que son los que están cerca de una fila no oficial administrada por los propios refugiados para presentar una solicitud de asilo en uno de los dos puntos de paso reconocidos a Hungría, Horgos y Tompa. Pero el brutal temporal de frío actual les hace pagar un alto precio.

Fuente: http://www.ideal.es/internacional/union-europea/201701/10/imagenes-averguenzan-europa-2017-20170110113906-rc.html

Share This:

Article Categories:
Internacional

Comentarios

-

Menu Title