banner

Despedida de Susana Villarán

Por
Peru_Noticias_TV_219

Mensaje de Susana Villarán a los limeños y limeñas

Martes, 30 Diciembre 2014 14:05

Queridos vecinos y vecinas:

Hace cuatro años, en este mismo salón, fijé la misión de nuestra gestión al frente de la MML: hacer de Lima una ciudad más justa, más próspera, y donde el respeto mutuo entre ciudadanos sea la norma—es decir, una ciudad para todos y todas.

Hoy, al terminar mi mandato como Alcaldesa de Lima, puedo afirmar con satisfacción que hemos dado grandes pasos en la dirección trazada. Lima ha cambiado, sigue cambiando día a día, y este cambio no tiene marcha atrás. O transformamos o retrocedemos.

Lima es hoy una ciudad más justa gracias al trabajo desarrollado por el Programa Metropolitano Barrio Mío , que deja 50 Km de muros de contención y 60 Km de escaleras, una inversión nunca antes vista en las laderas de la ciudad, para reducir el riesgo en que viven los limeños más humildes de nuestra capital.

Son estos limeños los que ahora pueden atenderse en centros médicos municipales del SISOL a través del Seguro Integral de Salud, acceder a medicamentos genéricos de bajo costo en todos sus locales, y contar con historias clínicas que antes no tenían; los que han gozado de las escuelas Deporlima; los que han sido beneficiarios del Programa Chicos y Chicas Chamba para jóvenes en situación de riesgo de oportunidad de delito. Son los limeños más humildes de la ciudad, a quienes mi gestión ha escuchado, ha tratado con respeto, y ha vuelto protagonistas de su proyecto de vida y de ciudad.

Lima es hoy una ciudad más competitiva, que genera más empleo, gracias a la inversión sin precedentes en infraestructura vial, de más de 1.500 millones de dólares, que estamos dejando en plena ejecución para conectar como nunca antes el norte con el sur y el este con el oeste. Para construir la malla vial de la Lima del 2035.

Esta enorme inversión es solo una parte de los 80.000 millones de dólares en proyectos incluidos en el Plan Metropolitano de Desarrollo Urbano de Lima y Callao 2035.
Esta es la hoja de ruta ineludible que debe guiar el ordenamiento justo del territorio para lograr el crecimiento y la prosperidad de la ciudad en los próximos veinte años, porque queremos que Lima se convierta una vez más en la Perla del Pacífico.

Hemos sentado las bases para mejorar la convivencia, para fortalecer el sentido de ciudadanía, gracias al énfasis puesto por nuestra gestión en la recuperación de los espacios públicos sociales. Quien camine por el Centro hoy encuentra más de 20 plazas remozadas, jirones peatonalizados, inmuebles históricos restaurados, y muchas familias y cada vez más turistas disfrutando de ellas. Lo mismo puede verse ya en la Costa Verde y, muy pronto, en la ribera del Río Rímac, y en los nuevos seis parques zonales que se construyen al norte, al centro y al sur de la ciudad, luego de 50 años.

Esta nueva oferta de espacios públicos de calidad para todos se complementa con el extraordinario incremento de la cantidad y la calidad de la oferta cultural de la ciudad que hemos visto en estos últimos cuatro años. Cultura para todos, en todas las Limas, es un aporte fundamental de nuestra gestión a la creación de ciudadanía, respeto, reconocimiento, identidad y valores.

Lima, Plaza Mayor de la Cultura Iberoamericana 2014. Lima, sede de los Juegos

Panamericanos 2019, con una política deportiva municipal que ya existe y que nunca antes se vio.

Estos logros requirieron claridad de propósito y decisión política. Pero nunca tanto como en las dos principales reformas emprendidas durante mi mandato y que vienen transformando Lima en todos los niveles. El traslado a Santa Anita del mercado mayorista de La Parada, y la transformación de este lugar en el gran Parque José María Arguedas del Migrante, no solo significa un gran salto hacia la modernidad de la ciudad, sino que muestra que con coraje, decisión y autoridad se puede hacer lo que por décadas parecía imposible: formalizar el comercio mayorista de alimentos y mejorar la calidad de vida de una de las zonas más deterioradas de la ciudad.

Por otro lado, la implementación del Sistema Integrado de Transporte, que conecta el Metro, el Metropolitano, los corredores complementarios, las ciclovías y las vías peatonales, y que tiene a los transportistas limeños como protagonistas de la reforma, no solo hará que nos movilicemos más rápido y más seguros por la ciudad, sino que está haciendo de la ciudad un lugar más ordenado, donde las reglas se respetan, donde los ciudadanos y ciudadanos nos respetamos y ganemos tiempo para decidir como usarlo creativa y productivamente.

Estas son reformas, son obras, son servicios que responden a una visión integral de la ciudad, a una convicción de que sí es posible transformar la ciudad de manera coherente. Y de que sí es posible hacerlo con eficacia, eficiencia, transparencia y honestidad.

Dejamos una municipalidad con una recaudación 60% mayor que hace cuatro años, y con un ratio de deuda 20% menor.

Dejamos una municipalidad con grado de inversión en su riesgo crediticio, que la coloca como la segunda municipalidad con mejor calificación crediticia de América Latina.

Dejamos una municipalidad que ha sido galardonada a nivel nacional e internacional por sus políticas de apertura y transparencia.

Dejamos una municipalidad que ha sido capaz de duplicar su capacidad de formulación de proyectos. Dejamos 175 obras públicas en marcha por más de S/. 800 millones, y 45 grandes obras de inversión privada por S/. 4.500 millones.

En suma, dejamos una institución financieramente sólida, capaz de formular y ejecutar obras públicas en gran escala, y profundamente transparente.

Todo esto es realidad, son números puros y duros, son logros tangibles que no se han querido ver por diversos intereses, y que tampoco hemos podido comunicar por las circunstancias políticas adversas por las que ha atravesado nuestra ciudad durante estos años. Son obras que no se conocen hoy, pero que quedan para la ciudad del mañana, como un ejemplo de que sí se pueden hacer las cosas bien, que sí se puede gobernar poniendo por delante el bien común, y que sí es posible hacerlo con las manos limpias.

Ha sido un honor servir a mi pueblo limeño. Ha sido un privilegio hacerlo siguiendo mis convicciones de mujer progresista, de izquierda, con un equipo plural, técnico y político, joven, de mujeres y hombres, casi paritario, que ha sabido agarrar el timón conmigo, tomando decisiones difíciles, entregando resultados, desarrollando el doble de obras en la mitad del tiempo, a pesar del viento en contra, de nuestras insuficiencias, de las tormentas políticas creadas por aquellos que ponen intereses particulares por delante del bien común, por quienes quieren que todo siga igual para que nada cambie. Seguimos con los corazones llenos de ilusiones, y nos vamos con los bolsillos vacíos de comisiones, pero satisfechos por el deber cumplido.

Por lo que no pudimos hacer, lo sentimos. No ha sido fácil gobernar con los altos estándares que nos impusimos una ciudad que tiene tantos desafíos. No ha sido fácil ordenar una institución tan compleja, pero que hoy dejamos fortalecida, con trabajadores que han recuperado derechos y funcionarios más capacitados para relacionarse con la ciudadanía que participa y exige calidad de obras y servicios. A ellos y ellas les corresponde , siempre ha sido así, participar y exigir ciudad de calidad y un gobierno atento a su reclamos de oportunidades para desplegar sus capacidades y derechos. Ahí estaremos con ellos y ellas.

Gracias a quienes me han acompañado en esta tarea tan dura, pero tan hermosa; en esta tarea que hoy no termina, sino que entra en una nueva etapa. Porque la misión de hacer de Lima una ciudad para todos, de hacer de nuestro país un Perú para todos y todas, es la misión de nuestras vidas.

Seguiré en el servicio público y en la política. Muchos de nosotros y nosotras lo haremos porque la reforma política del Perú es una tarea impostergable, la de Lima también.

O reformamos o retrocedemos.

Lima, 30 de diciembre de 2014

Share This:

Article Categories:
Politica

Comentarios

-

Menu Title