banner banner

Declaratoria de más Parques Nacionales atenta contra la soberanía nacional

Por

09/11/2015 En la película titulada ‘La aldea’, trata de un pequeño pueblo rodeado de bosques que les alejaba de la civilización, las autoridades del pueblo junto a las personas de edad habían hecho un pacto secreto entre ellos   para que infundan miedo a las personas menores, diciendo que si alguien travesase el bosque se encontrarían con unos demonios, es por ello que incluso construían sus torreones de vigilancia. Libreto que incluso incluía  ‘hallazgos’  de animales muertos como supuestas pruebas  de que el demonio si existía, de este modo la gente externa no entraría en la aldea y la gente de la aldea no se adentraría en el bosque.

Por años y décadas lograron engañar a su población joven, hasta que un día, hubo necesidad de buscar medicinas para un enfermo que obligó a dos personas cruzar el bosque, trayendo de regreso no solo las medicinas, sino el descubrimiento que tal ser malicioso que asustaba era realmente un sujeto disfrazado, contratado por los ancianos y personas mayores, que habían creado el mito con el fin que sus hijos no se contaminen con las grandes urbes.

amazonas1

Libro norteamericano “Introducción a la Geografía”, del autor David Norman, utilizado en la Junior High School , en su página 76 muestra el territorio peruano cercenado.

De igual manera en nuestro país se encuentran desplegadas un sinfín de ONGs financiadas desde el exterior haciendo su trabajo de sensibilización en nuestras comunidades, pueblos e incluso alcanzando hasta el nivel nacional, diciéndonos que sino cuidamos la selva nos quedaremos sin oxígeno y la vida podría terminar. Como en la película el argumento es válido, y su campaña logra ser escuchada y apoyada.

Reciente mente el gobierno peruano de Ollanta Humala ha declarado a la sierra del divisor como parque nacional, con una extensión de más de un millón de hectáreas en territorios de Ucayali, Madre de Dios y el sur de Loreto. El paciente trabajo de las potencias europeas y norte americanas a través de las ONGs ha funcionado.

Nadie está en contra del medio ambiente, pero aquí el problema es que desde hace algunos años la amazonia está teniendo otro tipo de amenaza mayor,  por el que países propietarios como: Brasil, Perú, Colombia y Bolivia puedan perder su soberanía sobre estos territorios, debido a que potencias mundiales europeas y de Norte América le están echando ojo a la amazonia, para declararlo parque internacional.

Este plan norteamericano de largo plazo conjuga con el trabajo de las ONGs hacen hoy en día, mantener vacías y despobladas extensas áreas de selva peruana, bajo el pretexto de parques nacionales de la preservación de tal o cual especie.

A esto se suma la sistemática negativa o indiferencia de los gobiernos peruanos en desarrollar infraestructura vial en nuestra amazonia. Un caso visible es la carretera Iquitos – Nauta distantes en solo 85 km, cuya construcción la retrasaron por más de 60 años, so pretexto de que las condiciones lluviosas impedían el trabajo, así como supuestamente el flujo de carros en la trocha no era el mínimo necesario como para un asfaltado. Estos dos pretextos lograron incomunicar por mas de medios siglo desde el inicio de la idea de una carretera a estos dos pueblos loretanos.

El trabajo de las ONGs es tan fino que sensibilizan a buen  número de peruanos que le expresan su respaldo llegando al extremo de auto flagelarse, sacrificando hasta su propio modo de vida.

Los peruanos pobres viven actualmente hacinados en puntas de cerro y en arenales sin los más mínimos servicios básicos; del mismo modo  la clase media vive en departamentos de 70 metros cuadrados atados a un crédito hipotecario de 25 años para pagar. Todo este látigo se propinan por la falta de espacios en el territorio peruano que se puedan destinar a viviendas dignas para sus ciudadanos, pues casi todos los territorios o están concesionados a grandes empresas extractivas o están declaradas como parques nacionales de conservación de tal o cual especie vegetal animal.

La selva peruana está formada por dos selvas, la selva baja donde los parques nacionales son más extensos en área y la selva alta, aquella de mas fácil acceso por limitar con la sierra.

Así como en la selva baja aplican el método de los parques nacionales para que la población peruana no use esos territorios; existe otro método más violento para quienes osen adentrarse en la selva alta.

La selva alta recorre transversal mente el Perú, desde el sur con el valle del Apurimac, Ene y Mantaro VRAEM, pasando por la selva central, para luego continuar hasta el norte del país vía el valle del Huallaga. Por su calidad de suelo y por sus lluvias, este tipo de selva es la mejor tierra agrícola para una serie diversa de productos.

Sin embargo estos territorios también están sistemáticamente bloqueados a los 30 millones de peruanos en la actualidad,  desde hace décadas no se puede usufructuar con libertad y a plenitud. Aquí el método no tienen la denominación de parques ecológicos, aquí se llama  ‘lucha contra el narco terrorismo’, coincidentemente nuevamente tenemos al actor Estado Unidos  que se mete en forma de ‘apoyo a la lucha antidrogas’,  lucha de nunca acabar, por el cual gran parte de este territorio se encuentra militarizado y declarado en ‘estado de emergencia’ permanente, es decir el estado no garantiza los derechos ciudadanos a los peruanos que osen ir a buscarse un futuro en estas tierras promisorias.

A esto se suma el abandono del estado en temas de infraestructura vial de envergadura, no hay puentes, los lugareños se las arreglan para cruzar sus camionetas en ‘chimpachis’, no hay hospitales, no hay universidades, no hay salidas de estas transversales a la costa que ayuden a sacar la producción agrícola; tampoco hay energía eléctrica para poner una planta que procese dichos productos.

Lo que si hay y en abundancia son balas y botas ‘contra el narco terrorismo’. Al no crear infraestructura vial, les arrinconan a los pobladores a productos no perecibles como la hoja de coca,  insumo que llama al narcotráfico, y para  chapar a los narcos, crean la necesidad de bases militares. Circulo vicioso  de nunca acabar finamente tejido con el fin de amedrentar a que estos territorios no sean ocupados a plenitud por los peruanos.

Esta es la cruda realidad del país, donde cada cinco años se llama a elecciones para escoger al verdugo temporal que gobernará acorde a los designios de las potencias mundiales; contraponiéndose  a sus ciudadanos y poniendo en riesgo la soberanía del Perú sobre sus territorios amazónicos.

Amenazas al Brasil.

Hace algunos años en una universidad estadounidense le preguntaron al ex gobernador del Distrito Federal  y ex ministro de Educación de Brasil, Cristovam Buarque, qué pensaba sobre la internacionalización de la Amazonia. Su respuesta fue, como humanista, acepto defender la internacionalización del mundo, no solo de la amazonia; pero, mientras el mundo me trate como brasileño, lucharé para que la Amazonia, sea brasileña.

El 25 de febrero del 2005, Pascal Lamy, un ex funcionario de la Unión Europea pidió que los recursos vitales del Amazonas sean administrados por la comunidad mundial. La respuesta del ministro brasileño de relaciones exteriores, Celso Amorim condenó dicha petición, diciendo que Lamy subestima la habilidad de los países en desarrollo de proteger sus recursos naturales.

Amenaza a largo plazo. En libro norteamericano “Introducción a la Geografía”, del autor David Norman, utilizado en la Junior High School (equivalente al 6° grado de la primaria), en su página 76 se observa que los territorios de Brasil, Perú, Colombia, Venezuela y Bolivia aparecen cercenados, reservando una extensa área destinada a un parque internacional.  

Share This:

Article Categories:
Opinión

Comentarios

-

Menu Title