banner

‘Caso Cantuta’ mexicano. A un año de la desaparición de 43 estudiantes.

Por

caso43

Foto: Protestas en México por la desaparición en manos del estado de 43 estudiantes de Ayotzinapa

27/09/2015 . Dos historias con muchas analogías.

Caso Perú:

Gisela Ortíz, figura icónica en la defensa de los asesinados en La Cantuta por el gobierno de Fujimori: ‘Me parece increíble cómo en pleno siglo XXI, con todo el nivel de desarrollo de las comunicaciones que llegan casi a todos los rincones, sigamos teniendo prácticas tan insanas, tan retrógradas, no sólo de violar los derechos humanos sino incluso desapareciendo personas.

De manera permanente el Sistema Interamericano de Derechos Humanos ha venido denunciando la gravedad de este tipo de delitos, no solamente por el daño que causa en las familias sino por el efecto que causa en la sociedad. La desaparición forzada tiene un mensaje político claro que tiene que ver con sembrar el miedo, va dando lecciones para que la gente no reaccione y, por eso es que me asusta que haya estados que piensen que una solución política a cualquiera de sus problemas sea la desaparición forzada de personas. El Estado tiene la obligación de proteger a sus ciudadanos’.

(wikipedia)  La Masacre de La Cantuta tuvo lugar en el Perú el 18 de julio de 1992 durante la presidencia de Alberto Fujimori. Un profesor universitario y nueve estudiantes de la limeña Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle (conocida como La Cantuta debido al nombre de la zona donde se encuentra) fueron secuestrados y desaparecidos por el destacamento Grupo Colina.

Caso Mexico:

Con masivas marchas y protestas en distintos puntos del país, México conmemoró ayer el primer aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes rurales de Ayotzinapa. Los familiares volvieron a denunciar la inacción y la falta de respuesta del gobierno en este caso, que conmueve a la sociedad mexicana.

En respuesta, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró ayer que su gobierno está comprometido con encontrar la verdad de lo ocurrido con los adolescentes. “A un año de distancia de los trágicos hechos en Iguala, reitero el compromiso del gobierno de México con la verdad y la justicia”, escribió en su cuenta de Twitter.

El acto central se realizó en la capital mexicana y estuvo encabezado por los padres y familiares cercanos de los estudiantes de magisterio del Normal Rural de Ayotzinapa, Iguala. La marcha salió desde la residencia oficial de Los Pinos hacia la Plaza del Zócalo, en el centro de la ciudad, y recorrió el Paseo de la Reforma coreando “Ayotzi vive, Ayotzi vive. La lucha sigue, sigue”.

El 26 de septiembre de 2014, policías cooptados por los carteles de la droga que operan en la zona atacaron a los estudiantes que habían llegado a la ciudad de Iguala, en el sureño estado de Guerrero, a tomar unos micros para participar en una manifestación contra las autoridades regionales. Allí hubo seis muertos. Algunos lograron huir, pero 43 fueron capturados por los policías y entregados a los narcotraficantes, que supuestamente los ejecutaron y calcinaron sus cuerpos en una gran hoguera en un basural de Cocula, una población cercana.

Hay muy pocos datos concretos y lo poco que se sabe es producto de las declaraciones que hicieron ante la policía tres sicarios del narcotráfico que fueron detenidos, y que la Fiscalía tomó como verídico.

Sin embargo, el grupo de expertos independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos rebatió esa versión después de una investigación propia. Para ellos no existió la escena de la hoguera. Y sugirieron que el móvil del ataque fue que los estudiantes, sin saberlo, tomaron un micro que llevaba droga o dinero. Iguala, donde opera el cartel Guerreros Unidos, es conocida como un centro de distribución y tráfico de heroína hacia Estados Unidos.

El expediente sigue en manos de los fiscales estatales en Guerrero, donde la falta de recursos, la inexperiencia y la corrupción hacen que sea aún menos probable que se haga justicia.

Organizaciones de todo tipo, desde Naciones Unidas a la Iglesia Católica, así como senadores estadounidenses, hicieron pública su preocupación por la falta de avances en la investigación y solicitaron al gobierno mexicano que esclarezca el caso.

En estados como Guerrero o Michoacán hubo protestas previas esta semana, y las fuerzas de seguridad están en alerta ante posibles focos de violencia.

Share This:

Article Categories:
Latino America

Comentarios

-

Menu Title