banner

Bicentenario de su natalicio:Un día como hoy nació Francisco Bolognesi

Por

04/11/2016 Francisco Bolognesi nació en Lima el 4 de noviembre del año 1816. Su padre, Andrés Bolognesi era un peruano-italiano , su madre era una peruana de origen arequipeño, llamada Juana Cervantes.

En  marzo de 1857 ascendido a coronel efectivo, años mas tarde participó en la campaña contra Ecuador en el año 1860 y hasta fue enviado a Europa a traer más cañones y otras piezas de artillería. Regresó varios años después con el armamento. Finalmente permaneció en el ejército, fue nombrado comandante en jefe de la artillería en el año 1871 y durante el transcurso del siguiente pasó al retiro.

Finalmente, cuando estalló la Guerra del Pacífico en el año 1879, debido a su experiencia y buenas referencias, fue llamado otra vez al servicio. Se le encomendó el mando de la tercera división y participó en las batallas de San Francisco y Tarapacá. A pesar de que los aliados peruano-bolivianos lograron derrotar a los chilenos en este último enfrentamiento, no pudieron cargar con la artillería ganada al enemigo y tuvieron que enterrarla. Después de ello Perú perdió la batalla de Tacna, al norte de Arica y Francisco Bolognesi quedó atrapado al sur, en Arica, con un puñado de 1600 efectivos que además estaban aislados por mar y tierra. La principal zona de combate estuvo alrededor del llamado morro de la ciudad.

El 5 de junio se acercó el mayor Juan de la Cruz Salvo del ejército chileno a hablar con los militares peruanos para obtener la rendición de la plaza y así poder evitar un combate inútil. Después de todo los chilenos tenían unos 6 mil efectivos y varios cañones, lo que de por sí les daba una gran ventaja. A pesar de que la noticia de la derrota de Tacna había llegado, los peruanos no conocían la magnitud y las consecuencias de la misma, por ello, decidieron resistir hasta el final con esperanzas de poder obtener una pequeña venganza. Además se creyó que desde Moquegua o Arequipa, ciudades y departamentos peruanos cercanos a Tacna, se podía llegar a traer remanentes sobrevivientes tras la derrota. Bolognesi además sabía que las fuerzas de Leyva habían sido enviadas para socorrerle pero éste, tras ver los caminos entre Tacna y Arica ocupado por los chilenos, decidió irse al norte y dejar todo atrás. Esto terminó por condenar a los últimos peruanos que resistían en Arica, si bien ellos nunca lo supieron. Las esperanzas de los que iban a resistir en esta ciudad antiguamente del Perú reposaban en el campo minado a través de morro. Pero Bolognesi, por su amplia experiencia en el combate en artillería, sabía que sólo este elemento podría llegar a disuadir al enemigo. Pero los cañones peruanos eran anticuados así que nuevamente, se sabía de antemano que la batalla estaba decidida.

Ahora bien, al llegar el parlamentario chileno frente a Bolognesi y ofrecerle la rendición pacífica de la plaza, éste respondió ante la solicitud: “Tengo deberes sagrados y los cumpliré hasta quemar el último cartucho”. Juan de la Cruz Salvo trató de exhortar a los defensores pero después de una consulta de Bolognesi con su mando, todo concluyó  en lo mismo y el negociador chileno finalmente se retiró. Entre la delegación de Bolognesi que peleaba del lado de los peruano estaba Roque Sáenz Peña, quien sobrevivió a la batalla y fue más tarde presidente de su país, corroborando lo dicho por Bolognesi, por lo cual no puede ser considerado como mito. El día 6 de junio desertó el coronel Agustín Belaunde y si bien se le intentó apresar, consiguió huir a Moquegua. El 6 de junio acaeció un bombardeo entre la poderosa flota chilena y la artillería peruana del Morro en conjunto con el barco peruano, Manco Capac. El día 7 comenzó la Batalla de Arica cuando los chilenos atacaron por el lado este y no por el lado del mar como se había esperado. Eran las cinco y media de la madrugada cuando todo comenzó. Fue una lucha atroz e intensa que duró casi cuatro horas y en la cual se logró vencer la resistencia total de los peruanos. Bolognesi estuvo presente casi en toda la batalla menos en la toma del morro, pues mientras combatía fue herido y tras caer fue rematado de un culatazo. Sus hijos, Enrique y Augusto también fallecieron como víctimas de la guerra en 1881,  defendiendo Lima.

Share This:

Article Tags:
Article Categories:
Ciudad · Efemerides

Comentarios

-

Menu Title